Un problema grave en las instituciones de crédito son los préstamos no recuperados, por lo que al momento de la solicitud, es deseable un modelo matemático que permita predecir el riesgo de tener un cliente potencialmente moroso, ya que su capacidad económica no garantiza por si sola el pago.
.