La seguridad de la información constituye uno de los aspectos esenciales de cualquier organización.
La información es uno de los activos más valiosos y debe ser protegido a través de controles y buenas prácticas.
.