Las turbulencias de los mercados en los últimos años han llevado a los organismos reguladores y al comité de Basilea en busca de sectores financieros más resistentes a modificar e intensificar el control prudencial a punto de volver el riesgo de liquidez uno de los factores claves no solo por sus casualidades, si no por el agravante, es decir sistemático.
.